#elNanWorld

JUGUETES CON VALORES

JUGUETES SOSTENIBLES (PARTE 2). JUGUETES CON VALORES

En los últimos tiempos, la sostenibilidad se está poniendo de moda.

Ya hay muchas personas que, por convicción o estética, llevan una botella de agua reutilizable con impresiones monstruosas hacia arriba y hacia abajo.

Pero la sostenibilidad va mucho más allá de la generación de residuos, la sostenibilidad se basa en principios, estilo de vida, pero sobre todo, valores.

Valores en los juguetes

Los valores se adquieren a lo largo de la vida y de las experiencias vividas pero, aquellos que más integrados tenemos, son los que aprendemos cuando somos pequeños.

Para los niños todo su mundo es aprendizaje y, en este proceso, tienen un papel clave la familia, la escuela y la «tribu».

Este entorno es el encargado de transmitir valores a los adultos del futuro y una de las mejores herramientas que tenemos para hacerlo es el juego. Según estas premisas, podríamos decir que un juguete debería ser:

  • Cooperativa: de manera que evite la competición y favorezca la colaboración para conseguir un mismo objetivo. Son juegos que preparan a los niños para el trabajo en equipo, para compartir espacio objetivos y también discrepancias con los compañeros. Los juguetes cooperativas promueven el respeto, un valor importantísimo tanto hacia el entorno, los demás y nosotros mismos.
  • Inclusiva: permite el juego de todos los niños independientemente del color de piel, origen social o habilidades físicas e intelectuales. En la vida no hay dos personas iguales y los niños aceptan de manera natural cualquier diferencia, por lo que, favoreciendo esta inclusividad innata de los niños pondremos los fundamentos de una sociedad justa y sin prejuicios.
  • Asexual: cualquier juguete debería poder ser utilizada por niños independientemente de su sexo. Recuerde que, tanto niños como niñas tienen manos, pies, imaginación y curiosidad. Es necesario que nos esforzamos por no ser los adultos que favorecemos las diferencias entre niños y niñas priorizando los intereses y gusto de cada criatura, en lugar de su sexo, a la hora de elegir un juguete.
Leer más